Accede a Auto Invertir antes del lanzamiento oficial. Más información

Calificaciones de Mintos

Mintos ha implementado un sistema de calificaciones del riesgo, que se aplican a los préstamos que publican los originadores en la plataforma. Estas cuentan con una escala que va de "A+" a "D", que representa el nivel menor y mayor de riesgo respectivamente. A continuación, te contamos en detalle cómo funcionan.

¿Qué miden las calificaciones de Mintos?

Las calificaciones de Mintos son un indicador de la estabilidad operativa y financiera del originador del préstamo. A la hora de evaluarlos, Mintos da prioridad a la capacidad de estos para conceder y gestionar un préstamo. Además, la situación financiera del originador es un factor material importante en aquellos casos en los que se ofrece a los inversores la garantía de recompra. En esta entrada de nuestro blog, puedes encontrar más información sobre la importancia de factores como el rendimiento del préstamo o del originador a la hora de invertir en créditos disponibles en la plataforma.


En última instancia, las calificaciones de Mintos miden el riesgo de crédito. Es decir, la posibilidad de pérdida derivada de la incapacidad del originador del préstamo de transferir los pagos recibidos por parte de los prestatarios a los inversores o de cumplir otras obligaciones contractuales (como, por ejemplo, la garantía de recompra). El riesgo de crédito incluye los riesgos operativos y de impago a los que está expuesta la empresa originadora del préstamo, el recaudador de este y de la parte obligada a proporcionar la garantía de recompra a los inversores. La materialización de estos riesgos podría impedir el cobro del préstamo y la aplicación de la garantía de recompra, que son los principales riesgos relacionados con los originadores que operan en Mintos.

A+

Riesgo bajo

Una empresa sólida desde el punto de vista financiero, que cuenta con una posición de mercado líder y estable. La calidad de sus activos es clara y cuenta con procedimientos de cobro de deudas sólidos administrados por un equipo de gestión que cuenta con un buen historial y que opera en un entorno regulador sin variaciones y establecido.

A

A-

B+

Riesgo moderado

Una empresa estable, pero con un estado financiero más débil y una posición de mercado media. Dispone de procedimientos de cobro de deudas adecuados o un historial de calidad de activos más corto. Todo ello administrado por un equipo de gestión con experiencia relevante o que opera en un entorno menos regulado o que se caracteriza por una mayor incertidumbre.

B

B-

C+

Riesgo elevado

Una empresa con un rendimiento financiero y una posición con debilidades considerables. Su posición competitiva es limitada o la calidad de sus activos se encuentra por debajo de la media. Su historial es limitado, su equipo de gestión no cuenta con experiencia u opera en un entorno sujeto a un riesgo regulatorio considerable caracterizado por la incertidumbre.

C

C-

D

Impago

Una empresa con dificultades financieras, que tiene problemas para cumplir sus obligaciones o que ha declarado la suspensión de pagos.

Metodología de evaluación

La metodología de las calificaciones de riesgo se ha desarrollado a nivel interno y comparte varias características con los Criterios de Calificación de Instituciones Financieras no Bancarias de Fitch. La evaluación de cada originador de préstamos corre a cargo de nuestro equipo de riesgos. Es importante tener en cuenta que los criterios de calificación de Fitch no son directamente comparables con las calificaciones de Mintos.


La calificación se basa en cinco factores clave que caracterizan a cada originador: entorno operativo (10 %), perfil de la empresa (15 5), gestión y estrategia (15 %), tendencia al riesgo (20 %) y perfil financiero (40 %). Asimismo, se añade un factor de apoyo a los originadores de préstamos que cuentan con garantías por parte del grupo o de una empresa relacionada.


Entorno operativo

Se evalúa la calidad de las normativas para el sector correspondiente, así como la aplicación y posible impacto de la regulación en el futuro. Si existe alguna evidencia de que se están produciendo cambios en la normativa, se asigna una mayor tasa de riesgo. La existencia de instituciones reguladoras y cuerpos policiales efectivos se pondera de forma positiva. La falta de una normativa relevante no es necesariamente un factor negativo si el entorno empresarial general permite el funcionamiento efectivo del sector, como sucede, por ejemplo, en el campo de los préstamos a pymes en diferentes regiones geográficas.

Perfil de la empresa

Se tiene en cuenta la posición de mercado de la empresa, la oferta de productos y las características organizativas.


  • Franquicia - se evalúa la cuota de mercado y la posición competitiva de la oferta de productos de la empresa. También se produce una comparación del tamaño relativo, el liderazgo de mercado y la retención del cliente del originador. Un mejor posicionamiento en el mercado permite obtener una mayor puntuación.
  • Modelo de negocio - se evalúa la oferta de productos de la empresa y las proporciones de ingresos generadas. Una mayor oferta de productos se asocia con una mejor diversificación y un menor riesgo.
  • Estructura organizativa - este subfactor analiza la complejidad de la estructura del grupo y las transacciones intragrupo. La existencia de estructuras más complejas supone la presencia de empresas formadas por holdings multicapa que no son justificables por la escala de negocio. Esto hace que sea más difícil seguir las transacciones intragrupo, lo que supone una reducción de la calificación.
    • Gestión y estrategia

      Incluye la evaluación del funcionamiento de la empresa, la experiencia en materia de gestión, la credibilidad y su historial.


      La evaluación del funcionamiento se realiza en términos de efectividad del equipo de gestión y de perspectiva de negocio. La calidad de los presupuestos y lo razonable de las suposiciones asumidas son factores que se tienen en cuenta y que afectan a las calificaciones.


      La experiencia de gestión se evalúa en términos de relevancia y de años en sectores similares. La competencia y la credibilidad de la gestión en niveles esenciales debe estar al mismo nivel que la complejidad y el tamaño de la empresa. Un nivel elevado de credibilidad de diferentes partes implicadas eleva la puntuación de la calificación, mientras que un elevado número de cambios en el equipo de gestión se considera como un factor de riesgo.


      El historial y la capacidad de ejecutar la estrategia y el presupuesto en periodos anteriores son factores que se suman a esta evaluación. Asimismo, elementos como informes financieros de calidad y características como la transparencia o la puntualidad actúan como factores de apoyo.

      Tendencia al riesgo

      Se evalúan los estándares de emisión de préstamos, la exposición al riesgo y las prácticas de gestión del riesgo correspondientes.


      • Estándares de suscripción - se comparan los procedimientos y estándares de concesión de préstamos con las prácticas habituales del mercado. Se evalúan las tasas de aprobación, los criterios de otorgamiento del crédito y su aplicación durante el proceso de concesión. Si la empresa se sitúa por debajo del mercado en materia de tendencia al riesgo, cuenta con un aprovisionamiento prudente y aplica un proceso de cobro eficiente, obtendrá un ajuste positivo en su calificación.
      • Controles de riesgo - la aplicación de controles de riesgo internos o externos, el uso de oficinas de crédito en el proceso de suscripción, la existencia de procedimientos para evitar el fraude interno y externo, la aplicación de procesos automatizados y la toma de decisiones en materia de crédito se consideran factores que contribuyen a una calificación positiva.
      • Crecimiento - un rápido crecimiento del balance supone un riesgo de reducción de la calidad del crédito o la posibilidad de que se produzcan irregularidades en los procesos de gestión u operativos. Por otro lado, un crecimiento constante por debajo del nivel general indica un debilitamiento de la posición de mercado. En estos dos escenarios, Mintos aplicará un ajuste de la calificación negativo.
      • Riesgo de mercado - la evaluación tiene en cuenta la exposición del originador al tipo de interés y al riesgo cambiario. En general, si una empresa cuenta con una financiación considerable denominada en una divisa diferente y con perfiles de vencimiento diferentes a los de los activos, la calificación se vería afectada de forma negativa.

      Perfil financiero

      Este factor se centra en la calidad de la cartera de préstamos, la situación financiera de la empresa y su rendimiento.


      • Calidad de los activos - se centra en las métricas de la cartera de préstamos. Aquí se tienen en cuenta los préstamos impagados y las ratios de depreciación. También se incorporan los perfiles de riesgo relativos de los diferentes productos de crédito y entornos operativos (países). Los análisis previos de impago y de amortización/pago se utilizan para realizar un seguimiento de la calidad de los activos a lo largo del tiempo.
      • Ingresos y rentabilidad - se evalúa la calidad de los ingresos (recurrentes frente a no recurrentes) y la estabilidad a lo largo del tiempo. Asimismo, se utilizan indicadores como el rendimiento de los activos y el capital, así como los márgenes de interés netos de la cartera de préstamos. La relación entre costes e ingresos es el factor que se utiliza para medir la eficiencia operativa.
      • Capitalización y apalancamiento - la relación entre capital y deuda es el elemento de medida esencial que se aplica para evaluar la capacidad de la empresa para resistir el deterioro de la calidad de los activos.
      • Financiación, liquidez y cobertura - diversidad de las fuentes de financiación por tipo e inversores, existencia de los planes de financiación en caso de contingencia y calidad de estos, así como perfiles de vencimiento de la financiación en comparación con el vencimiento de los activos. La ratio de cobertura de interés se utiliza para evaluar la liquidez y el margen de cobertura.

      Factor de apoyo

      En aquellos casos en los que el originador forma parte de un grupo (por ejemplo, cuenta con filiales en otras regiones geográficas o una matriz), las calificaciones de Mintos tienen en cuenta la garantía que proporciona el grupo. Por ejemplo, si la evaluación independiente de un originador da lugar a una puntuación de B- y este cuenta con una garantía procedente de una empresa del grupo o de un grupo con una puntuación A, Mintos también concedería al originador una puntuación de A. En ausencia de un compromiso legal que formalice esta relación, el originador recibiría una puntuación de B-. Esta sería la estrategia aplicable incluso aunque exista una posibilidad elevada de recibir ayuda en caso de que fuera necesaria.


      En algunos casos, formar parte de un grupo puede afectar de forma negativa a la calificación que Mintos otorga al originador. Por ejemplo, imaginemos una situación en la que el originador cuenta con una puntuación de A, pero pertenece a un grupo evaluado como B-. En este caso, el originador también sería valorado como B-. Al evaluar la posibilidad de un impacto negativo por parte del grupo, el originador puede recibir una puntuación menor que la obtenida en la evaluación individual.

¿Qué datos se utilizan?

Las calificaciones de Mintos se basan en información obtenida durante la fase inicial del procedimiento de diligencia debida y en datos conseguidos durante el proceso de supervisión continua. Esta incluye los datos principales de los originadores, tales como entrevistas con los responsables de gestión, visitas presenciales, declaraciones financieras internas y auditadas, presentaciones corporativas, políticas de crédito y documentos de control del riesgo.


El proceso de diligencia debida consta de un análisis a fondo de las políticas contables del originador (por ejemplo, las políticas de aprovisionamiento y reconocimiento de ingresos, que deben tenerse en cuenta al realizar comparaciones entre diferentes originadores de préstamos).


También se evalúa el proceso de emisión de préstamos y las políticas de gestión y cobro de los préstamos durante las entrevistas con los clientes. Asimismo, Mintos, obtiene los informes internos sobre rendimiento de los originadores y los analiza.


Igualmente, se lleva a cabo un estudio de recursos disponibles de forma pública (por ejemplo, búsquedas web, notas de prensa, informes del sector, bases de datos comerciales, etc.). En aquellos casos en los que corresponde y cuando están disponibles, se solicitan referencias sobre los proveedores, financiadores y asociaciones a los que pertenecen los originadores. También se recopilan los CV y las referencias de los miembros del equipo de gestión.


¿Cuándo se actualizan las calificaciones de Mintos?

Mintos supervisa de forma constante el rendimiento de cada originador, llevando a cabo un análisis de los datos financieros y de la calidad de su cartera crediticia. También se integra en el proceso la información obtenida en reuniones con clientes, noticias, la investigación realizada sobre el sector y datos procedentes de otras empresas similares del sector. Si se produce una mejora o empeoramiento de los factores esenciales, esto puede traducirse en un incremento o una reducción inmediatos de la calificación. A modo de ejemplo, algunos de los eventos que pueden provocar una bajada de la calificación incluyen un incremento de la ratio de préstamos impagados, un cambio desfavorable en la normativa local que afecta al negocio del originador, una reestructuración forzada, la existencia de morosidad en cualquier obligación financiera, etc. Por otro lado, la calificación de Mintos mejoraría si la empresa detecta mejoras en los factores analizados. Por ejemplo, la puntuación de un originador poco capitalizado puede mejorar después de recibir una inyección de este. Por otro lado, si un originador opera en una jurisdicción en la que existía inseguridad en relación con la adopción de una normativa restrictiva, la publicación de una regulación aceptable sería un factor que afectaría de forma positiva a la calificación.


Además de los ajustes realizados de forma inmediata, las calificaciones de Mintos se ajustan de forma anual e incluyen un proceso de reevaluación completo de todos los factores mencionados anteriormente.